SUELO PÉLVICO Y EMBARAZO

El equipo de Clínica Pelvia te ayudará a cuidar tu suelo pélvico antes de programar tu embarazo, en tu embarazo y en postparto. Conoce las diferentes razones por la que debemos cuidar el suelo pélvico en esta étapa obstétrica.


Durante el embarazo, el suelo pélvico debe soportar el peso del bebé que va creciendo cada vez más. Esta presión que ejerce el bebé  y el peso uterino a lo largo del embarazo que cada vez es mayor, conforme avanza el embarazo, puede debilitarlo. La relaxina juega también un rol en su relajación. Esta hormona, que se segrega durante el embarazo, tiene por objetivo elastificar los tejidos blandos del cuerpo (músculos. ligamentos, tendones…). Bajo su influencia el suelo pélvico se relaja. El estreñimiento que, a menudo, sufre la mamá embarazada, puede también contribuir a su debilitamiento.

Consejo: Si estás programando un embarazo, lo ideal sería revisar tu suelo pélvico y entrenarlo  antes de tu embarazo, para iniciar esta étapa del embarazo con un suelo pélvico en buen estado.

El debilitamiento del suelo pélvico puede provocar incontinencia urinaria durante el embarazo y tras el parto, así como dolores lumbares o de pelvis, de piernas, de la musculatura glutea o de suelo pélvico. Un suelo pélvico debilitado puede llevar a un descenso de los organos (vejiga, útero, recto) y a diferentes disfunciones sexuales así como dificultar el momento del parto.

¿ES IMPORTANTE TRABAJAR EL SUELO PÉLVICO DURANTE EL EMBARAZO?

Sin duda alguna. Durante este periodo, el tono del suelo pélvico ayuda a mantener todas las funciones del suelo pélvico estables, y de cara al parto es importante saber que el tono del suelo pélvico ayuda a que el bebé haga una deflexión (cambio de posición de la cabeza de flexión a extensión), para partir de su eje axial y pasar del estrecho superior del canal del parto al estrecho medio. Esto lo hace gracias a la presión y el estímulo que le provoca la musculatura profunda del suelo pélvico. Por este motivo hay que trabajarlo durante todo el periodo de gestación.

Del mismo modo, el suelo pélvico tiene que estar elástico y flexible para que cuando el bebé entre en fase de expulsivo, pueda pasar bien al exterior. Para mejorar esta flexibilidad, de nuevo, hay que trabajarla: podemos hacer estiramientos de suelo pélvico, nuestros fisioterapeutas especializados te enseñarán cuales son los más aconsejables en tu caso, así como ejercicios de movimientos de básulas pélvicas y de rotaciones de caderas.

La mejor forma científicamente probada de elastificar  el suelo pélvico es el masaje perineal, las últimas semanas de embarazo os realizaremos el masaje perineal y os enseñaremos a realizarlo para ganarle la elasticidad suficiente de cara al parto y prevenir la episiotomía y el desgarro perineal.

 

Información
  • Duración de las sesiones: 1 hora
  • Precio sesión: 55€

Solicita tu cita aquí Regala Salud


Fomulario de pre-inscripción

Rellena el siguiente formulario para realizar la pre-inscripción sin compromiso y nos pondremos en contacto para formalizarla.

Preinscripción realizada con éxito. En breve nos pondremos en contacto contigo para formalizarla.