FISIOTERAPIA EN EL CÓLICO DEL LACTANTE

Según la Asociación Española de Pediatría (A.E.P.), el Cólico del Lactante es un cuadro de llantos prolongados, a veces inconsolables, que se inician alrededor de la segunda semana de vida, repitiéndose casi a diario o a diario, y que puede persistir hasta el tercer o cuarto mes.


Suele sufrirlo 3 de cada 10 bebés, en los cuales el llanto que presentan suele producirse desde el atardecer hasta entrada la madrugada, y debe tener una duración de al menos 3 horas a lo largo del día.

Hasta el momento no se ha encontrado la causa del Cólico del Lactante, pudiendo ser de origen multifactorial: alteraciones del sueño en el bebé, alteraciones de la función gastrointenstinal, reacciones alérgicas, sistema digestivo o nervioso inmaduro, intolerancia a la proteína de la leche de vaca.

Los Cólicos de Lactante son una de las mayores preocupaciones de los padres en los primeros meses de la vida de su bebé, ya que esta dolencia tan molesta para su bebé le impide descansar bien, tener buenas digestiones, le produce gases, vómitos, dolores abdominales… Ante esta nueva situación los progenitores se sienten impotentes ante un cuadro tan doloroso y molesto para su hijo.

Los síntomas característicos son: El bebé “explota” a llorar repentinamente debido a los espasmos digestivos propios del cólico, aprieta sus puños y encoge las piernas sobre el abdomen. El episodio puede durar entre minutos y horas.

Sin duda, la fisioterapia está entre los tratamientos más eficaces para tratar el cólico del lactante. De una forma natural, suave y no invasiva, el tratamiento manual ayuda a restaurar la normalidad en los movimientos peristálticos del aparato digestivo del bebé, calmando los espasmos.

Se realizan sesiones individuales valorando los distintos aspectos que pueden estar influyendo en la prolongación de estos intensos llantos y aplicando técnicas manuales que alivian el malestar del bebé. Realizaremos técnicas que mejoran el tránsito y por lo tanto el peristaltismo intestinal y como consecuencia disminuyen el dolor del bebé. Combinando terapia manual y educación postural en la mayoría de los casos se obtienen resultados visibles desde la primera sesión.

Relajaremos toda la zona del diafragma para mejorar la respiración, a menudo muy tenso debido al llanto prologado y flexibilizaremos todo el tubo digestivo del abdomen para mejorar su movilidad y con ello la evacuación de gases y materia fecal.

Además, es conveniente enseñar a los padres algunas sencillas maniobras de masaje abdominal para que ellos en casa puedan contribuir también al tratamiento y a la mejora de su bebé.

Información
  • Primera sesión: 45€ Exploración diagnóstica y plan de tratamiento
  • Siguientes sesiones: 40€

Solicita tu plaza aquí


Fomulario de pre-inscripción

Rellena el siguiente formulario para realizar la pre-inscripción sin compromiso y nos pondremos en contacto para formalizarla.

Preinscripción realizada con éxito. En breve nos pondremos en contacto contigo para formalizarla.